La verdad detrás de los cuentos de hadas: El flautista de Hamelín

5 nov. 2016

Después de muchos meses sin actualizar esta sección, hoy os traigo desgranado el cuento de El flautista de Hamelín, escrito por los Hermanos Grimm en torno al año 1816. La verdad es, que jamás me habría imaginado la cantidad de teorías e interpretaciones que tiene este cuento, algunas de ellas algo tétricas y en cierta medida, enfermizas. Y como esta sección se trata precisamente de desmitificar esas versiones literarias inocentes que llegaron a nuestros oídos cuando éramos pequeños, aquí va la verdadera historia del famoso y ¿malvado? flautista
Como ya he mencionado antes, la historia se publicó en torno al año 1816 y formaba parte de un tomo mayor que en alemán recibió el nombre de Deutsche Sagen. Por aquel entonces y para sus autores, el cuento recibía el nombre de El cazador de ratas de Hamelín, o lo que es lo mismo, Hameln en alemán
Hagamos primero un recordatorio del argumento del cuento. La ciudad de Hamelín se despierta un día infectada por las ratas y un joven desconocido que además toca la flauta, se ofrece para acabar con ellas. Desde el primer momento que toca el instrumento, las ratas le siguen hasta salir de la ciudad y acabar en el río Wesser, en el que mueren ahogadas. El flautista regresó contento a la ciudad pero los aldeanos se niegan a pagarle lo que previamente se había estipulado, algo que hace que el joven monte en cólera, abandone la localidad y regrese poco tiempo después para ejecutar su venganza. Vuelve a tocar la flauta y esta vez son los niños los que le siguen hasta una cueva. Nunca más se les vuelve a ver. 


Como he dicho, este cuento tiene muchísimas teorías y explicaciones, todas ellas igual de intrigantes. Obviamente, hay que partir de la base de que todos estos cuentos pudieron tener su origen en acontecimientos reales acaecidos años o incluso siglos atrás, lo que hace que las interpretaciones de este cuento en concreto, sean muy oscuras. 

Una de las primeras teorías, la más sencilla de todas, afirma que los niños, más de cien según las leyendas, se vieron incapaces de seguir el ritmo del flautista y se perdieron en el bosque. De hecho, hay quienes dicen que algunos niños podían tener ciertas taras físicas como cojeras y cegueras y que por ello no pudieron continuar la marcha. 


Hameln, Hamelín en castellano

Otra de las variantes de la leyenda afirma que en efecto, un flautista se llevó a unos niños como castigo por no recibir los pagos estipulados, pero que al cabo de unos días los devolvió y consiguió cobrar su recompensa. 
Y la más fuerte de todas las variantes de la leyenda y la que, según expertos, tiene mayores papeletas de ser la más real, es que el flautista era un ser vil que se llevó a los niños a conciencia para ahogarlos en el río. En otras partes del mundo, en lugar de un río aparecería una cueva y según entendidos en la materia, ésta simbolizaría el infierno al que el flautista se lleva a los niños. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario