La verdad detrás de los cuentos de hadas: Cenicienta

En los últimos días me ha dado por hacer una pequeña investigación en relación a los cuentos de hadas de toda la vida, esos que nos han contado tantas veces y que siempre acaban con un "y fueron felices y comieron perdices". Pues bien, hoy voy a empezar a romper el encanto de algunos de esos cuentos, ya que a lo largo de mi investigación y lecturas he descubierto que lo que nos contaron nuestros padres y lo que Walt Disney explotó hasta la saciedad (y eso que soy fan de las pelis de Disney), era una versión edulcorada de los cuentos originales. Peor muy, muy edulcorada. 
A lo largo de una serie de artículos voy a ir desgranando esos cuentos como realmente son, tal y como fueron escritos por los Hermanos Grimm, Andersen o Perrault, los autores más prolíficos en materia de cuentos. 
En este primer artículo y con motivo de reciente visionado, le toca el turno a 'Cenicienta'. 

El clásico de la Cenicienta cuenta en su haber con muchas versiones, de hecho puede presumir de ser el cuento con más versiones habidas y por haber, cada cuál más distinta de la otra, pero sin duda, una de las más famosas es precisamente la más tétrica. Ni que decir tiene que dista mucho de la película de Disney. ¡Agarraos fuerte porque parece sacado de la mente del que hizo las películas de 'Saw'!

Una de las versiones más antiguas de la 'Cenicienta, más antigua incluso que la versión de los Hermanos Grimm y Perrault habla de una joven que consigue asesinar a su madrastra para que su padre se case con la bondadosa ama de llaves. Antes de nada, me gustaría compartir con vosotros que a lo largo de los siglos y las épocas, han existido muchas versiones del cuento. Es curioso encontrar Cenicientas chinas, vietnamitas, griegas o egipcias y hasta una creada por Heródoto

Siguiendo con el cuento tal cuál como se concibió en su origen, llama la atención lo siniestra que la joven de la zapatilla de cristal fue concebida. Si lo de asesinar a su madrastra os ha dejado de piedra, no os vais a poder creer lo que viene ahora. 
Uno de los puntos más tétricos y sangrientos del cuento es que una de las hermanastras de Cenicienta, a la hora de probarse el zapatito de cristal decide cortarse los dedos del pie con el fin de que le quepa. Pero es que la otra hermanastra no se queda atrás, ya que opta por cortarse un trozo de talón. ¡En shock me encuentro! Y el príncipe se da cuenta de que ninguna de las dos es Cenicienta precisamente por la sangre que mana de los pies de las muchachas
Los Hermanos Grimm

Pero lo peor no acaba ahí. ¿Cuál puede ser el castigo de las dos hermanastras de Cenicienta después de haber querido engañar al príncipe? Pues según la versión más genuina, su castigo consiste en ser atacadas por miles y miles de pájaros que les picotean todas las partes del cuerpo y los ojos, provocando que se queden ciegas y que tengan que recurrir a la mendicidad

¿Cómo os quedáis? Porque yo agradezco y mucho haber crecido con la versión para todos los públicos. Pido perdón si estoy destruyendo infancias, pero es que me ha parecido un tema muy interesante que tenía que compartir con todos vosotros. 

¿Próximo cuento a desgranar? Otro de mis favoritos, ¡La sirenita! Que tiemble Ariel...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Se pueden leer varios libros a la vez?

Reseña indie 'El secreto de la caja de sándalo: Sherlock Holmes', de Ana María Trigo

Reseña 'Un segundo amanecer', de Charles Martin

Reseña de 'La piel fría', de Albert Sánchez Piñol