La verdad detrás de los cuentos de hadas: La Sirenita

15 abr. 2015

Y volvemos con la segunda entrega del especial 'La verdad detrás de los cuentos de hadas'. En este caso voy a desgranar y revelar la verdad que se oculta tras el otro gran cuento de nuestra infancia que Papá Disney también adaptó y debo decir que debo ser una de las pocas a la que la película de 'La Sirenita' da un poco de alergia. Vale, la historia es muy bonita, pero me ponía de los nervios la voz de Ariel con ese acento que no sé muy bien de dónde venía. Bueno, vamos a dejar la película animada y a la pelirroja Ariel a un lado para meternos de lleno en la historia detrás del cuento original. 

La versión más conocida de 'La sirenita' es de otro de los grandes autores de cuentos, Hans Christian Andersen y está fechada en 1837. Al contrario que con 'La cenicienta', en esta ocasión hay que decir que solo existe esta versión del cuento, aunque en el año 1975 se hizo una adaptación en Japón muy al estilo anime llamada Ningyo Hime
Pues bien, entrando de lleno en el cuento danés, lo primero que os sorprenderá saber es que la joven sirena protagonista no es que esté enamorada del príncipe. Más bien y a juzgar por lo que puede extraerse del cuento (la versión original y no las múltiples adaptaciones infantiles), ese enamoramiento es más bien una enfermiza obsesión, que es la que lleva a que la sirenita acuda a la bruja del mar para que le eche un pequeño cable. Aquí tenemos la primera coincidencia con la película de Disney que todos vimos hasta la saciedad, ya que la bruja advierte a la sirena que si forma parte del acuerdo que le propone la consecuencia directa es que se quedará sin voz. Y os preguntaréis, ¿se queda sin voz porque se queda muda? Sí y no, ya que lo que la bruja le propone es cortar su lengua. Por si esto fuera poco, la bruja advierte a la joven que si no consigue el amor del príncipe estará condenada a vivir eternamente fuera del mar
Hans Christian Andersen

A partir de este punto tenemos otra correspondencia con Disney. La sirenita, convertida ya en humana y el príncipe se enamoran y tras una corta pero intensa historia de amor, vaya por Dios, el príncipe, agobiado un poco por los consejos y habladurías de su familia, decide dejar a un lado a la sirenita para iniciar otra relación con una joven de alta alcurnia
¡Y aquí viene el verdadero drama! Si el príncipe se casa con la noble, eso significará la muerte de la joven sirena, por lo que sus hermanas, temerosas de la tragedia, le hacen entrega de un cuchillo con poderes mágicos para que asesine al príncipe y se frote las piernas con su sangre para convertirse de nuevo en humana (hay quien incluso ve connotaciones sexuales en este detalle).Y la cuestión es, ¿creéis que la pequeña sirena comete semejante crimen?
Pues no, por suerte. La pobre se ve incapaz de acabar con la vida del príncipe y acepta que se case con la noble aunque eso suponga su muerte. ¿Y cómo muere? Prácticamente se suicida tirándose al mar para convertirse en espuma
¿Os lo podíais imaginar? La verdad es que de todos los cuentos que os voy a analizar/destrozar no es de los peores. Y dicho esto, lanzo una pregunta que no sé si alguien va a ser contestarme. Recuerdo que cuando era niña vi como una versión de La sirenita pero que era como de plastilina o stop motion, no lo recuerdo bien. ¡Si alguien lo sabe que me lo diga! Y también me acuerdo que había como unos dibujos animados o mini películas basadas en cuentos que no sé si eran italianos o japoneses. Recuerdo que tenía la cinta de Cenicienta y alguna más y llevo mucho tiempo detrás de ellos. De nuevo, si alguien lo sabe ¡que lo comparta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario