Reseña de 'Calendar Girl - Volumen I', de Audrey Carlan

4 oct. 2016

Tu próxima obsesión. 
Con esta frase tan directa se está promocionando la trilogía romántica/erótica de 'Calendar Girl', escrita por Audrey Carlan. La verdad es que yo no tenía ninguna intención de leerlo porque, como sabréis, no es que sea muy fan de este género literario, pero al encontrarme en una especie de crisis lectora y estar el libro omnipresente en cada supermercado y librería, pues me dije, habrá que leerlo. Y eso he hecho. 
El argumento de 'Calenday Girl' o lo que es lo mismo, la que puede ser la firme sucesora del fenómeno 'Cincuenta sombras de Gey' nos presenta a Mia Saunders, una joven que para salvar la vida de su padre y con la ayuda de su tía, decide meterse en el mundo de la prostitución de lujo (aunque este término nunca se utilizará en la novela, sino el de escorts), con el fin de conseguir dinero rápido  a lo largo de un año para saldar una cuantiosa deuda que amenaza con destruir a su familia. El primer tomo de la serie abarca los tres primeros meses de trabajo y los tres primeros clientes de Mia, los cuáles ¡Oh sorpresa! son maravillosamente atractivos y millonarios


Y es que eso es lo que no funciona en la novela. Estaría mintiendo si dijera que no me ha entretenido. Lo empecé a leer hace cuatro días y ya lo he terminado, por lo que es obvio que cumple su función de entrener sin más al lector, pero me ha repateado bastante la forma que tiene la autora de plasmar el mundo de la prostitución de lujo, como si fuera algo positivo, como si todo en él fuera lujo, tíos buenos y millonarios de los que, de nuevo sorpresa, la protagonista se enamora. No sé si en los próximos libros habrá un poco más de realismo en lo que a ese aspecto respecta, pero de verdad no me puedo creer que todos los clientes de este tipo de sector sean encantadores, guapísimos, ricos hasta aburrir y sexualmente maravillosos. Me ha parecido, de verdad, casi ridículo que se plantee este tipo de vida como una pasada. En pocos momentos, por no decir ninguno, leemos que Mia tenga dudas de hacer lo que está haciendo y hasta se emocina cuando su tía le presenta a los nuevos clientes. No sé, me ha parecido que en ese sentido al personaje y a la historia en sí le faltaba bastante fondo, más sombras que luces. 
Por lo demás, como digo es una novela entretenida sin más, con una prosa bastante mejor que la que se pudo leer en 'Cincuenta sombras de Grey'. Sus trescientas páginas se leen en un suspiro y en cierto modo, algo de enganche genera su trama "romántica". Prueba de ello es que leeré los siguientes dos tomos a la espera de que se me pase esta crisis lectora que tengo. 

Veredicto


No hay comentarios:

Publicar un comentario