Reseña de 'Ni lo ves, ni lo verás', de M. J. Arlidge

10 sept. 2016

Después de un tiempo desconectada, hoy os traigo la reseña del segundo libro de la serie de suspense y policial protagonizada por la Inspectora Helen Grace, 'Ni lo ves, ni lo verás', continuación de 'Tú te vas, tú te quedas'. 
La verdad es que no tenía intención de seguir con la serie, al menos de momento, porque quería centrarme en otras que tengo comenzadas, como la de Charlie Parker, pero leí opiniones y comentarios de otros lectores y me pareció interesante darle una oportunidad al segundo libro. Además, que estaba buscando algo tipo thriller para leer con esta insoportable ola de calor. Y realmente, 'Ni lo ves, ni lo verás' es trepidante, quizás demasiado. 
En esta segunda parte de 'Tú te vas, tú te quedas', Helen Grace se enfrenta a un caso en el que parece que el mundo de la prostitución tiene mucho que ver. Tras los acontecimientos que ocurrieron en la primera novela, Helen vive cargada de culpa y nota que su reputación como inspectora ha quedado en entredicho, pero tiene la oportunidad de demostrar su valía con un asesino (o asesina) en serie, que se dedica a matar a clientes habituales de prostitutas. La cosa no queda ahí, porque lo que hace a este criminal más peligroso que el que vimos en el primer libro, es que envía a la familia de la víctima un paquete con los restos mortales, siendo el corazón su regalito favorito.


Tal como sucedió con 'Tú te vas, tú te quedas', este segundo libre se lee en un suspiro. De nuevo, los capítulos son muy cortos y trepidantes, pero sí que es verdad que no me ha llegado a encantar tanto como el primero. Y creo que el motivo ha sido porque me ha parecido demasiado truculento. Ya de por sí, el mundo que describe el autor de los barrios bajos de Southampton, atestado de drogas, prostitución, violadores y maníacos me ha parecido demasiado intenso, pero la descripción de los crímenes ya ha sido demasiado. ¡Qué le voy a hacer, soy muy impresionable!
Pero, en general, es una muy buena novela dentro del género. Llegamos a conocer un poco más a Helen Grace, lo tortuoso de su vida, por qué actúa como actúa en su intimidad, por qué se castiga tanto todos los días. 
Otro punto a favor es el planteamiento que hace el autor acerca de, ¿hasta dónde está justificada la infidelidad? ¿Pueden existir razones de peso para acometerla? 
Y por supuesto, el giro final es del todo imprevisible. ¡Me he pasado todo el libro sospechando de la persona equivocada! 
La saga de Helen Grace sigue, pero tengo que investigar sobre ella, porque me parece que el tercer y cuarto libro no han sido publicados en España. Casi mejor, porque el cuerpo me pide una lectura más liviana para la próxima. 

Veredicto

POSDATA: Os recuerdo que hay un concurso en marcha en el siguiente enlace. ¡No dejéis pasar la oportunidad de ganar un lote de tres libros!



No hay comentarios:

Publicar un comentario