El Oporto más literario (y mágico)

Este verano tuve la oportunidad de pasar unos días en Oporto, ciudad situada al norte de Portugal que robó mi corazón. Vino, buena comida, fados... Sabía que encontraría todo esto en la ciudad, pero me llevé una grata sorpresa al descubrir que Oporto guarda una estrecha relación con el mundo de la literatura, más en concreto con el fenómeno mundial de Harry Potter. Y es que la ciudad del Duero fue testigo de cómo J. K. Rowling daba vida a los personajes de Harry, Ron, Hermione, el sombrero seleccionador y demás elementos del universo mágico que ha encandilado a millones de lectores en todo el mundo. ¿Queréis conocer la historia?
Tenemos que remontarnos al año 1992, cuando una desconocida Joanne Rowling se trasladó a Oporto para trabajar como profesora de inglés en la Universidad. Por aquel entonces ya había empezado a idear en su cabeza lo que con los años se convertiría en la saga de literatura fantástica más vendida y leída de todos los tiempos. Sus años en la ciudad estuvieron marcados por el enamoramiento y matrimonio con Jorge Abrantes, del que tuvo que pedir una orden de alejamiento un par de años después. De esta unión nacería la primera hija de Rowling, Jessica. Entre 1992 y 1994, la escritora aprovechó los momentos libres para escribir y lo hacía en un coqueto café que, si estáis de paso por Oporto, merece la pena visitar. Se trata del Café Majestic, una especie de sinónimo de lo que en Madrid pueda ser el Café Gijón. Tuve la oportunidad de visitarlo con mis amigas y la verdad es que resulta comprensible que Rowling encontrara inspiración en él. Su estilo Art Nouveau y los ricos manjares que en él pueden degustarse hacen de él un lugar que no os podéis perder. 



Nuestra visita fue el día 30 de julio, fecha más que importante para todos los fans de Harry Potter, pues ese mismo día en torno a las 24:00 se iba a poner a la venta 'Harry Potter and The Cursed Child', nuevo libro de la saga o más bien el libreto de la obra de teatro que acaba de estrenarse en las tablas de Londres. Fue muy emocionante ver a algunos fans vestidos con las típicas túnicas de mago haciéndose fotos en las puertas del café. 

Pero el plato fuerte de esta visita tan literaria lo encontramos cerca de la imponente Torre de Clérigos. En una bonita calle nos encontramos con la librería Lello, visita obligada si estáis unos días en Oporto. Esta cuca librería se ha encontrado con un aumento vertiginoso de su fama gracias, como no podía ser de otra forma, a Harry Potter. Según cuenta la leyenda, J. K. Rowling encontró en este establecimiento y más concretamente en sus famosas escaleras, inspiración para idear algunos escenarios de la saga. 



Nada más entrar yo tuve claro a qué escenario de la película me recordaban los techos, las paredes y la escalera. ¿No os recuerda al despacho de Dumbledore, el director de Hogwarts?


Merece mucho la pena entrar en la librería y ya si tenéis suerte comprar algún ejemplar. Yo lo intenté, pero me fue imposible de la cantidad de personas que había. Sabed que la visita a la librería Lello cuesta 3 euros y que es muy probable que os toque hacer un poco de cola. ¡Es la atracción más visitada de Oporto!










Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Se pueden leer varios libros a la vez?

Reseña indie 'El secreto de la caja de sándalo: Sherlock Holmes', de Ana María Trigo

Reseña 'Un segundo amanecer', de Charles Martin

Tag de las 20 canciones (20 songs tag)