La verdad detrás de los cuentos de hadas: El jorobado de Notre Dame

4 abr. 2016

Hoy analizamos la verdad detrás de una de mis historias favoritas, 'El jorobado de Notre Dame'. No sé vosotros, pero la versión que realizó Walt Disney en el año 1996 me pareció en su momento muy grande y hoy por hoy creo que es una de las mejores junto con 'La bella y la bestia' y por supuesto, 'El rey león'. No solo me entusiasmó por su dramática banda sonora o por los temas que subyacían en la trama, sino porque la adaptación conservaba la mayor parte de elementos originales de la obra en la que está basada, escrita por Víctor Hugo. No obstante, existían ciertas partes que tenían que ser alteradas para que los más pequeños no acabaran traumatizados. Hoy vamos a analizarlas. 
'El jorobado de Notre Dame' está basada en la novela 'Nuestra señora de París', que fue publicada en el año 1831 y que narra en un total de once libros las aventuras y desventuras de una gitana llamada Esmeralda, un jorobado sordo de nombre Quasimodo, el juez Frollo y el archidiácono de la catedral de Notre Dame. Como no podía ser de otra forma tratándose de Víctor Hugo, la mayoría de estos personajes, por no decir todos, proceden de entornos marginales y tienen un final trágico


En la película de Disney, recordaréis que Quasimodo vivía confinado en el campanario de Notre Dame y que encuentra en la gitana Esmeralda una hermosa amistad que se ve amenazada por la maldad del juez Frollo, quien no solo quiere encarcelar a la pobre gitana, sino acabar con todos los que son como ella. Pero en Frollo se esconde algo más profundo y que, al menos a mí, no me pasó desapercibido en su momento. En uno de los momentos de la película, el juez entona un canto frente a una chimenea, un canto en cuya letra puede claramente discernirse que siente por Esmeralda una enfermiza atracción sexual. Este elemento es uno de los muchos que se encuentran presentes en la obra de Víctor Hugo. ¿Qué os parece a vosotros? Solo os tenéis que detener en algunas partes de la letra, como por ejemplo: 

Es fuego, de infierno. 
Pecado, cruel, mortal. 
Ardiente deseo. 
Me arrastra hacia el mal. 

Frollo (Coro): 
Pero yo no (Mea culpa) 
Quiero pecar (Mea culpa) 
Es esa bruja la que 
Se hace desear 


Ese elemento de deseo, como he comentado, se encuentra presente en la obra de Hugo, en la que además, el malvado juez asesina al valeroso Capitán Febo. Recordad que en la película, éste termina vivo y contrayendo matrimonio con la gitana Esmeralda. En la historia original, el juez, conocedor del enamoramiento del capitán, opta por acabar con su vida, al mismo tiempo que, consumido por la locura, el odio y los celos, decide que Esmeralda muera en la horca, pero en el último momento se arrepiente y la rescata (en la versión de Disney es el propio Quasimodo quien lo hace). 


Una vez que la ha rescatado, Frollo implora a la gitana que lo ame pero, como era de esperar, la mujer se niega y el juez, de nuevo enfermo de odio, vuelve a condenarla a la horca. En esta segunda ocasión consigue su propósito y la gitana Esmerlada fallece. Quasimodo, devorado por la tristeza se enfrenta al juez (parte que también vimos en el filme de Disney, solo que con Esmeralda viva) y lo tira desde lo alto de la catedral (en la versión de Disney se caía solo). 


La parte más trágica y que obviamente Disney se ahorró fue que Quasimodo, destrozado por la muerte de su amiga, se introduce en su tumba para llorar abrazo al cadáver. Y así lo hace hasta que muere de hambre. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario