Tópicos y estereotipos en la literatura romántica actual

3 jul. 2015

Después de varios días sin poder actualizar por culpa de un viaje inesperado a las tierras gallegas, hoy os traigo una nueva entrada que he querido hacer sobre un tema que me saca un poco de quicio y que deseaba compartir con vosotros. Nunca he sido amiga de las etiquetas, tópicos o estereotipos tanto en el cine como en la literatura y es que últimamente no dejo de toparme con ellos sobre todo en literatura romántica y juvenil, por no hablar de que creo que el mercado editorial se ha estancado un poco con tantas sagas literarias, distopías, zombies y demás.

Mi cara cuando visito la sección de juvenil romántica....


No es una sorpresa que la literatura y el cine siempre tiran de estereotipos y que cada género tiene los suyos propios. Por ejemplo, si vamos a una historia de acción y aventuras la mayoría de las veces nos toparemos con el héroe, curtido y atractivo y su ayudante, normalmente menos agraciado, guasón y torpe, que emprenden una misión cualquiera acompañados muchas veces por una mujer que asume el rango de damisela en apuros. Son los elementos claves de cualquier género y seguirá siendo así hasta el fin de los días, pero sí que es cierto que en la literatura, sobre todo en el género romántico y juvenil empiezan a destacar demasiado esos estereotipos y tópicos que, la verdad, no me gustan nada, más que nada porque hacen que los personajes femeninos queden un poco a la altura del betún, sean sosos y poco interesantes. 
Os pongo un claro y ciertamente penoso ejemplo. Vayamos a 'Crepúsculo', novela repleta de estúpidos estereotipos que hace unos cuantos años era una de mis favoritas y hoy por hoy una de las que más detesto. La protagonista, Bella Swan, es el claro ejemplo de personaje femenino inocente, tanto que llegar a rozar lo estúpido, una chica sin cualidades, sin amor propio y llena de complejos que se enamora de un vampiro de más de trescientos años. Yo no sé vosotros, pero a mí me dice un chaval que se alimenta de sangre de animales y salgo corriendo. A Bella, en cambio, parece no importarle que el amor de su vida se dedique a esos menesteres tan oscuros y lo acepta sin rechistar, a pesar de ser como es, la más siesa del barrio. Es una especie de vuelta de tuerca del tópico de la dama en apuros, solo que en el universo 'Crepúsculo' va mucho más allá, por no hablar del otro tópico de que el personaje femenino logra cambiar o modelar la naturaleza oscura del personaje masculino, elemento que también destaca y a peor en 'Cincuenta sombras de Grey'. 
Como apunte y antes de comenzar con mi análisis, debéis saber que 'Cincuenta sombras de Grey' nació como un fan fiction de 'Crepúsculo'. Sí sí. La señora E.L. James escribió la novela con los nombres de Edward y Bella, pero evidentemente, a la hora de publicar, los editores le obligaron a que los cambiara, naciendo así Christian y Anastasia, otros que tal bailan. Nunca he visto un trabajo literario plagado de tan burdos estereotipos. Ya en su momento hice una entrada sobre lo que opinaba de la "mala" literatura erótica y de los estereotipos que de ella se desprenden, pero en esta ocasión voy a hablar en un sentido más amplio y voy a incluir no solo a 'Cincuenta sombras de Grey' y sus continuaciones, sino también a las obras de Sarah Maclean, Sylvia Day, Anna Todd...

  • Personaje masculino dotado de una belleza super mega hiper maravillosa y de un pasado muy turbio y oscuro. 
  • Personaje femenino inocente y tan simple que llega a rozar el ridículo. 
  • En múltiples ocasiones se confunde el erotismo con el sexo más primitivo y banal. No por más se va a excitar el doble al personal. A veces con sugerir se consigue mucho más. 
  • Los personajes masculinos, en su afán por seducir al personaje femenino, acaban adoptando comportamientos abusivos que, algunas voces y círculos llegan a considerar violentos y humillantes. Hardin, por ejemplo, es el protagonista masculino de 'After', la saga "romántica" de Anna Todd. No lo he leído completo, aunque tampoco hace falta para saber que su comportamiento con Tessa, llega a ser en ocasiones odioso. Desplantes, malos gestos, ignorancia... cosa que a la otra encima parece molarle. ¡Que me lo expliquen! 
  • Los personajes femeninos acaban renunciando a sus propias creencias, gustos, convicciones... a su forma de ser en general, solo por iniciar una relación con el personaje masculino. 
  • Muchas veces las escenas de sexo son injustificadas. Rellenar por rellenar, como digo yo. 
  • Vocabulario de los personajes masculinos soez y fuera de lugar porque, se supone, que eso pone a las chicas. ¿Really?
Y podría seguir, pero no quiero hacer muy larga esta entrada, sobre todo cuando ya hice una parecida hace unos meses. 
¡Ojo! Esto también se aplica a otros géneros y libros. ¿Acaso vais a decirme que notáis alguna diferencia entre 'Los juegos del hambre', 'Divergente', 'Cazadores de sombras'....? 
Debo destacar que yo he leído mucha novela romántica, pero de un tiempo a esta parte, lo que encuentro en el mercado me aburre soberanamente por culpa de esa imagen que se genera de la mujer. ¿Dónde están las protagonistas con carácter?
Me encantaría conocer vuestra opinión a este respecto, por lo que comentad vuestras impresiones en cualquier momento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario