Reseña de 'Lizzie ha vuelto', de Marian Keyes

16 jun. 2015

Un poco tarde, pero aquí os traigo una nueva reseña para el blog. Estos días estoy muy liada con la preparación de un viaje a Polonia, maleta, ropa, consultar itinerarios... Me voy mañana a visitar a mi mejor amiga, a la que no veo desde hace casi un año y ya aprovecharemos y haremos algo de turismo por Varsovia y Cracovia. ¡A la vuelta haré algunas entradas sobre el viaje!
Pero bueno, viajes a un lado, el último libro que he leído ha sido 'Lizzie ha vuelto', de la autora irlandesa Marian Keyes. Yo solía leer obras de esta autora, pero por alguna razón dejé de hacerlo hace algunos años y el caso es que me gustaba bastante su forma de escribir y las historias cómicas y no tan cómicas que poblaban sus libros. Tenía ganas de algo ligero, que no me hiciera pensar mucho y me decanté por 'Lizzie ha vuelto', una novelita corta que hará las delicias de los que sois fans de Keyes o de las historias tragicómicas
Porque 'Lizzie ha vuelto' es una tragedia, lo que ocurre es que está aderezada con el típico humor e ironía de Marian Keyes. El argumento nos presenta a Lizzie, una joven que acaba de morir a consecuencia de un accidente de tráfico que no sabe que está muerta. 

La premisa es así de sencilla y a pesar de lo sencilla que puede resultar, a lo largo de sus pocas páginas (no os lo puedo decir con exactitud porque lo leí en versión Kindle y no puedo ver el número de páginas), funciona bastante bien gracias a ese humor del que os he hablado antes y de los personajes secundarios. 
Como digo, no sé cuántas páginas tiene, pero no creo que llegue a las 100. La edición que leí incluía el texto en español y el texto en inglés y creo que en total andaba por las 180 páginas, por lo que os podéis imaginar lo breve que es la novela en sí. 

Por la red he leído una paridad de opiniones con respecto a 'Lizzie ha vuelto'. Hay gente a la que le ha encantado y otra que lo odia, pero mi opinión no es tan extrema, ya que considero que, a pesar de que la idea es simple y puede terminar pareciendo vaga o poco trabajada, el principal propósito, es decir, el de entretener al lector, lo cumple con creces. Yo tardé una hora y media en leerlo y la verdad es que sonreí en algún momento. 
En definitiva, no es la mejor novela de Marian Keyes pero se deja leer. Ideal para los que, como yo, os pasáis la vida a caballo entre metro, autobús, tren...
Veredicto


No hay comentarios:

Publicar un comentario