Mi viaje a Polonia: Primeras impresiones

24 jun. 2015

¡Ya estoy de vuelta! Y lo hago con pilas recargadas, con ganas de seguir leyendo buenas historias y de finalizar mi novela, cuyo lanzamiento igual se retrasa un poquito de lo esperado, pero como dice el dicho, las cosas de palacio van despacio y prefiero no correr ni forzarme para poder ofrecer la mejor novela posible. Pero bueno, en las próximas entradas os quiero hablar de mi viaje a Polonia, que ha sido bastante gratificante, como todo viaje que se precie, aunque en este caso más todavía, porque he descubierto que es un país maravilloso y precioso. Vale, no lo he visto todo, pero lo que he podido visitar me ha parecido muy bonito, ciudades limpias, llenas de verdor... ¡Y qué barato es todo!
El viaje lo realicé para visitar a mi mejor amiga, que es polaca y está estudiando allí. Hacía casi un año que no nos veíamos y el reencuentro fue muy emocionante. Descubrí Varsovia, una ciudad que, a pesar de haber estado marcada por la guerra, está llena de belleza y color. Y qué decir de Cracovia. ¡Es como estar paseando por una ciudad de cuento! 

Calle del casco antiguo de Varsovia

Además de Varsovia y Cracovia, hice dos excursiones bien distintas pero igual de interesantes y de las que hablaré en profundidad en otras entradas. La primera fue a los campos de concentración de Auswitch. Los que sois sensibles igual os resulta un poco difícil entrar en el museo, pero aunque la visita es dura, mi recomendación es que tenéis que verlo sí o sí. Yo soy una persona muy sensible y tenía mis reservas sobre entrar en este campo de exterminio nazi, pero debo reconocer que lo llevé mejor de lo que pensaba porque aparté un poco mis temores y me dediqué a aprender y a escuchar a nuestra guía, maravillosa por cierto. A fin de cuentas, es una parte de la historia que todos deberíamos conocer. A pesar de la dureza, es una excursión que tenéis que hacer. Después de Auswitch y con el corazón todavía un poco encogido, fuimos al otro campo de concentración más célebre (por desgracia) de Polonia, Birkenau. Otra visita interesante, aunque quizá menos impresionante que la anterior. 
Como colofón al día y para alejarnos un poco de las visiones de los campos, fuimos a las Minas de Sal de Wieliczka. ¡Menuda maravilla! Yo tenía muchas ganas de hacer algo de ese estilo, descender bajo la tierra y explorar alguna cueva o mina y por fin lo he hecho. Es una experiencia increíble. ¡Se llegan a bajar 134 metros de profundidad! Para los que sois claustrofóbicos, no os preocupéis, ya que en ningún momento se pasa por lugares o pasajes angostos y la belleza de las preciosidades esculpidas en sal que hay en la mina merecen mucho la pena. 

¡También tuve tiempo de fijarme en la parte literaria de Polonia! Hice fotos a librerías y aprendí sobre escritores célebres polacos de los que también os hablaré. 
En cuanto a mis primeras impresiones sobre Polonia, son las siguientes
  • Es un país ideal para descubrir si sois de los que andáis con la cartera un poco ajustada. Es muy barato comer y alojarse en los distintos hoteles. 
  • La gente no es tan fría como tenía entendido. De hecho, creo que la gente más mayor puede llegar a ser más agradable que la gente más joven, aunque es una impresión mía. 
  • ¡La comida está buenísima! Es potente, mucho, pero está deliciosa. Si sois amantes de las carnes y de las sopas, Polonia es vuestro país. 
  • Las ciudades principales gozan de una limpieza espectacular, seguramente gracias a una buena educación colectiva basada en el civismo. 
  • La temperatura en estas fechas es muy agradable. 20 grados de máxima y un clima similar al del norte. 
  • El transporte público es bastante manejable y bueno. El metro de Varsovia es perfecto y muy funcional. 
  • ¡La historia está servida en Polonia! A cada paso que se da hay un poco de historia. No sé con qué quedarme. Podemos hablar de Chopin, del horrible exterminio que sufrió el pueblo polaco, de Copérnico o Marie Curie. ¡Los amantes de la historia tenemos nuestro sitio en Polonia!
A lo largo de estos días iré colgando entradas sobre el viaje. La primera estará referida a Varsovia y si todo va bien la publicaré mañana. 
Mientras tanto, informaros que estoy metida de lleno en varias lecturas. Como dije, estoy leyendo obras de H.G Wells, del que haré una entrada especial y al mismo tiempo estoy con 'El camino blanco', de John Connolly. También me empecé 'Las luminarias', de Eleanor Catton, pero me parece a mí que es una lectura demasiado densa y que me va a llevar bastante tiempo. ¡Espero que sea tan buena como me imaginaba!

No hay comentarios:

Publicar un comentario